viernes, 30 de diciembre de 2011

Cómo podar plantas de forma estéril

Algunas veces tenemos plantas delicadas que requieren cuidados especiales.

Las orquídeas o las plantas carnívoras son ejemplos de plantas delicadas.

Yo personalmente no soy amigo de la poda excesiva...

Pero cuando hay que podar, hay que podar. Y al menos a veces podemos utilizar (o intentarlo) los tallos cortados para enraizarlos y obtener una planta nueva.

La poda supone un "trauma" para la planta. Por lo que hay que minimizar su "sufrimiento".


¿Cómo?
Evidentemente, en el período de menor actividad de la planta. Las plantas que florecen en verano se podarán en invierno y viceversa (normalmente). Otoño y primavera no deben ser estaciones de poda. Y como el tiempo va "a su bola", se debe esperar a que el invierno sea realmente frío.
Si la planta es de hoja caduca no habrá mucho que saber para que no se puede podar hasta que todas sus hojas se han caido por completo.

Pero en el caso de plantas delicadas es necesario un trato también más delicado y adicional.

Para ello cuando llegue el momento de la poda utilizaremos unas condiciones de esterilidad en los instrumentos que utilicemos.

Esterilizando
  1. Debemos lavarnos las manos concienzudamente hasta los codos, así como la cara. Si tenemos pelo largo debe estar recogido. Es aconsejable usar mascarilla y guantes de látex.
  2. Los instrumentos deben desinfectarse bien previamente con alcohol y dejar secar un poco, o con agua oxigenada escurriendo bien. También puede hacerse a la llama de un mechero, soplete, vela. En ese caso es imprescindible dejar transcurrir unos 5 segundos antes de cortar, para evitar abrasarla. Un poco de calor sí le ayudará a cicatrizar antes.
  3. La mesa de trabajo debe lavarse, por ejemplo con un estropajo y detergente comercial.
  4. Es muy aconsejable pulverizar previamente el ambiente con un pulverizador lleno de alcohol. Esto ayudará a que las partículas de polvo caigan al suelo a la vez que desinfectan el ambiente y la zona.
  5. Debemos trabajar con una llama cercana de mechero de alcohol, vela o soplete, que nos servirá para esterilizar el material de corte y mantener un área estéril a su alrededor.
Ni que decir que debemos tomar las precauciones suficientes para evitar accidentes, como mantener el alcohol en sus botes bien cerrados y apartados de la llama.

Si se van a cortar varios tallos, lo que suele ocurrir con normalidad, debe repetirse el proceso entre un tallo cortado y el siguiente, esterilizando en el medio.

Materiales
Puedes utilizar unas tijeras normales, unas de poda tipo bonsai, o un bisturí con hoja larga.

Curas
Como en las heridas de las personas, las plantas delicadas agradecen mucho que se traten bien las heridas.
Puede ser aconsejable utilizar una pasta cicatrizante comercial, con el objeto de evitar infecciones por bacterias, virus o mohos.
Algunos utilizan un poco de canela en polvo sobre el corte, ya que parece tener propiedades asépticas.
Un poco de vaselina también puede servir, siempre que no tenga excipientes, olores, sabores, etc.

En los primeros 7 a 10 días el corte debería secarse e ir cicatrizando.