sábado, 3 de noviembre de 2012

Esquejes de hiedra con hongos y bacterias: Experimento

En este post os cuento cómo estoy enraizando esquejes de hiedra Hedera helix var hibernica con hongos y bacterias simbióticas, en una de las macetas recicladas del post anterior.

La maceta contiene dos esquejes, uno que ya tenía pequeñas raíces formadas, y otro que había estado en agua pero no tenía ninguna raíz.

Preparación

  1. El tiesto se roció con agua para humedecerlo y se roció con una cantidad de hongos, bacterias y otras sustancias.
  2. Se introdujo mantillo común
  3. Se añadió más hongos y bacterias
  4. Se clavaron los esquejes
  5. Se volvió a pulverizar con más hongos y bacterias
  6. La maceta se colocó en un vaso para poder tenerla ligeramente empapada sin que se desparrame la maceta. Luego he observado que no se desparrama.
  7. Además he regado ligeramente con agua con abono orgánico.
  8. Por último he añadido un par de gotas de vitamina B1 para favorecer el enraizamiento -y la comida de los hongos y bacterias-.

Además he intentado tenerla de día fuera -con más luz- y de noche en casa -menos frío-.

Es decir, he creado un medio de cultivo plagado de varias especies de hongos micorrizas y bacterias beneficiosas simbióticas, enriquecido con azúcares y montones de micronutrientes.

¿Mucho suponer?

Teniendo en cuenta que son hongos y bacterias beneficiosos, se entiende que aunque estén en gran concentración no deberían matar a los esquejes.
Por su parte los esquejes tienen todo lo que necesitan: tierra, agua y abono.
También se supone que aunque el tiesto, la tierra, el ambiente, etc esté contaminado de hongos y bacterias patógenas para la planta, éstos serán eliminados o inhibidos por los propios microorganismos beneficiosos simbióticos.
Lo que ocurrirá, lo dirá el tiempo.

La planta está ligeramente deshidratada, los peciolos -los tallos de las hojas- están un poco arrugados. Aunque las hojas también han perdido turgencia, están verdes y sanas.

Esto ocurrió ya otras veces que añadí hongos, como en la begonia: Trichoderma en Begonia: Experimento.
Al principio la planta se debilita ligeramente y luego se recupera y crece bien. Tiene lógica pues al principio la planta sufre una infección muy rápida e intrusiva por parte del hongo.
Una vez se estabiliza el crecimiento del hongo y se establece la simbiosis, ambos se ven favorecidos de la interacción y la planta se recupera.

31 de octubre de 2012
Detalle de la maceta y el vaso que la contiene con restos de agua teñida en parte por abono

Un aditivo extra

Por último, se me ocurrió añadir un pequeño "detalle": comida para microorganismos en forma de azúcar: una puntita de azúcar con un poco de agua para que se introduzca en la tierra.

A tan sólo un día de añadir el azúcar se han formado las masas filamentosas típicas de hongos -hifas- en la superficie de la tierra, mezcla de gelatinosas -sabe Dios por qué extraña simbiosis de microorganismos hay ahí-:
1 de Noviembre de 2012


Y tan sólo dos días después tres días a partir de añadir el azúcar ¡los hongos han colonizado la maceta de papel y la han atravesado!
3 de Noviembre de 2012





A partir de ahora, lo más esperable es que los hongos se hagan con la planta, especialmente con la que no poseía raíces. Penetren en ella, absorban su savia y terminen por matarla :( 
La enraizada puede sobrevivir si tiene un poco de suerte. Esto es lo que esperaría incluso de hongos y bacterias simbióticas.
De momento hay que esperar.

Desde luego si no ocurre y ambas plantas salen adelante y enraízan... empiezo a hacer yogures de esto :)

19 de febrero de 2013
El experimento ha sido poco fructífero. El esqueje ha muerto.
No es de sorprender porque creo que usé demasiada concentración de bacterias y el esqueje no tenía todavía raíces; pienso que ello ha facilitado que los hongos se introdujeran en la planta, en lugar de interaccionar con ella a través de sus raíces.

Sí que es interesante toda la serie de hongos que se formaron durante el tiempo.