jueves, 4 de julio de 2013

Como cultivar Orquídea Phalaenopsis

Orquídea Phalaenopsis

Flor de orquídea Phalaenopsis. Cultivo propio.
Las Phalaenopsis crecen al revés que en las macetas en su hábitat natural, con las hojas normalmente colgando de las raíces que la sujetan al árbol. Fotos de orquídeas en su hábitat natural.

Las Phalaenopsis tienen un crecimiento monopodial, es decir que la planta se desarrolla a través de una única yema apical que crece en sentido vertical pero no lateral. La mayoría de plantas tienen "ramas" que crecen hacia los lados. Las Phalaenopsis, no.
Este es uno de los principales inconvenientes de su multiplicación, así como la alta tasa de híbridos estériles. O quizá no lo sean pero si somos incapaces actualmente de cultivarlos con éxito.

Las Phalaenopsis son orquídeas epífitas originarias del sureste de Asia, India, Indonesia y Australia. Epífitas significa que sus raíces no se introducen en la tierra, si no que rodean otras plantas, normalmente troncos de árboles.
No son plantas parásitas, ya que sólo utilizan las plantas para sujetarse, pero sus raíces no se introducen en la planta a la que se sujetan, ni para parasitarla ni establecer relaciones simbióticas beneficiosas para ambas.

Iluminación

En su hábitat natural vive en la penumbra bajo los árboles, con momentos más soleados pero nunca con luz directa del sol permanente.
Debe estar en un lugar iluminado de forma moderada. Una ventana orientada hacia el norte es adecuada, mientras que una orientada al sur suele ser excesiva.
No debe colocarse pegada al cristal ya que puede quemar sus hojas y secarse.
Por orden de mejor a peor, la orientación debe ser noreste, noroeste, este y oeste.
Cuidar especialmente que a medio día no le de el sol directo. De ser así, filtrar la luz a través de una cortina o persiana.
Pasa la mano por encima de la planta. No debe verse una sombra muy clara de tu mano.
Si tocas las hojas deben estar a una temperatura fresca.

Temperatura

No les gusta el frío, pero tampoco el calor seco.
El rango preferido es muy variable, de 15 a 30º C, aunque las plantas sobreviven a otras temperaturas por cortos períodos de tiempo.
Una temperatura inferior a 12ºC dañará gravemente la orquídea.

Agua y Riego

Si el clima es cálido y seco es posible que tengas que regar un día sí otro no.
Si es cálido pero húmedo, será suficiente regar cada 2 días, o hasta 2 veces por semana. En invierno o con temperaturas más bajas es suficiente 1 vez por semana.
Riega hasta que el agua salga por los agujeros del tiesto.
No mantengas las raíces ni el sustrato húmedos contínuamente o las raíces se pudrirán y la planta morirá
No riegues la parte superior o yema, donde se juntan y crecen las nuevas hojas o se formará una acumulación de agua que pudrirá  el brote nuevo y la planta morirá.

Ejemplo de mal regado. La yema superior o apical está empapada. De no secarse pronto puede pudrirse.
No rieges una Phalaenopsis con agua del grifo o la planta morirá. Usa siempre agua destilada, de baterías de coche o planchas.
Riega siempre por la mañana, para permitir que la temperatura del resto del día evapore el agua sobrante y no se quede toda la noche acumulada.

Abonado y Fertilizante

Diluye mucho el fertilizante: de 3 a 4 veces más de lo que suele indicar el fabricante.
Utiliza un abono 20-20-20 y alterna con uno 30-10-10 (N-P-K).
Para favorecer la floración usa uno rico en P: 10-50-10.
Algunos recomiendan el uso de emulsión de pescado 5-1-1.
Abona siempre después de regar y haber humedecido el sustrato y raíces.
Abona una vez cada 2 semanas durante el crecimiento y cada 4 en invierno.

Humedad

La humedad perfecta para la Phalaenopsis es del 60-70%, siendo lo ideal un 70% de día y un 50% de noche, aunque soporta humedades del 45%.
Para aumentar la humedad se puede rocíar por las mañanas, o colocarla en una bandeja más grande que la planta con agua, de forma que la evaporación de la misma cree un microclima húmedo alrededor de la planta.
No coloques la planta directamente sobre la bandeja de agua. Usa piedrecitas o vermiculita para evitar que las raíces estén en contacto con el agua de forma constante.
No pulverices nunca las flores o se mancharán permanentemente con manchitas negras y posiblemente se caerán.
Es necesaria una adecuada ventilación, especialmente en invernaderos, en cuyo caso debe ser las 24h.

Sustrato

Las orquídeas Phalaenopsis son epífitas. Crecen "en el aire", agarradas a las ramas de lo árboles. No son parásitas, y sus raíces no absorben la savia de la planta a la que se agarran, ya que sólo la usan para sujetarse.
Esto ya las hace bastante particulares.
Suelen utilizarse mezclas de corteza de árbol y musgo, o sólo corteza de árbol. También bolas de vermiculita y cáscara o fibra de coco.
Las cortezas más utilizadas son las de pino y abeto, siendo el musgo de Sphagnum el más recomendado, en una proporción de 80% corteza, 20% musgo. El mundo de internet habla del Sphagnum como si se tratara de césped. Este musgo es un musgo muy particular, delicado, que crece en áreas determinadas. Su explotación no sólo está arrasando con el propio musgo, también con los hábitats de donde se explota. Así que el Sphagnum no es una opción para nadie interesado por las plantas, que se sobreentiende con un mínimo de respeto y amor por la naturaleza.
La salinidad no parece afectar al desarrollo de las hojas, aunque las hojas poseen mayor tamaño en sustratos de corteza + musgo.

Salinidad del Sustrato

Sea lo que sea que uses como medio de sustrato, no debe aportar salinidad a la planta.
Según aumenta la salinidad, disminuye el diámetro de las flores.
Aunque aumente la salinidad, el número de flores aumenta, siendo mayor en los sustratos de mezcla de  corteza + musgo que en los de sólo corteza de grano fino.
La salinidad también afecta al crecimiento y desarrollo de las raíces. A mayor salinidad se observa  una menor masa de las raíces.

Replantado

Suele realizarse una vez cada dos años si no es necesario antes por otros motivos.
No debe realizarse durante la floración.
Si las raíces se extienden por encima del tiesto y las hojas crecen extendiéndose bien, o si el sustrato está putrefacto y permanece húmedo, deben replantarse.
El tiesto debe ser sólo ligeramente más grande que el anterior, transparente y con gran cantidad de agujeros que permitan excelente drenaje.
Utiliza una mezcla de cortezas de árbol o mezcla especial para orquídeas (de venta en tiendas especializadas).
Retira la planta de su anterior tiesto con cuidado extremo: las raíces se rompen con facilidad. Esperar a que se resequen un poco (antes del siguiente riego) puede ayudarte a que sea menos arriesgado. Corta las raíces secas, más suaves y marrones (con utensilios esterilizados). Coloca la planta en el nuevo tiesto y rellena con el sustrato sin apretar, dejando que caiga. Riega al terminar.

Floración

La floración suele producirse en primavera y dura hasta 3 meses. Algunas plantas pueden florecer dos veces al año.
Los híbridos de P. amabilis ven su floración inducida por los días cortos, mientras que el calor inhibe su floración.

Multiplicación

Los primeros experimentos de cultivo de tejidos datan de 1949, en que se cultivaron las yemas de las flores en medio de cultivo estéril para producir nuevas plántulas.
Las variaciones genéticas obtenidas de Phalaenopsis producen semillas que dan flores diferentes hasta un 50% de las veces.
Tantas variaciones hacen que no suelan multiplicarse por semillas, si no por cultivo in vitro de tejidos.